miércoles, 19 de junio de 2024

Partiendo la Palabra Besos de Dios al alma (II)

 




 Vimos que el alma -esposa que sabe escuchar a Dios cuando medita su Palabra- vive la Fiesta ininterrumpida, incluso cuando el sufrimiento acampa en ella. No es que nuestra alma sea inmune al ser visitada por el dolor, estoy señalando que el sufrimiento no se hace dueño de ella. No se hace dueño del alma, porque su Dios su Esposo, se ha prendado de su belleza como proclama exultante de gozo este salmista (Sl 45,11-12).

 El meditar la Palabra que lee y escucha la lleva a "ver, abrir el oído e incluso a mirar" a Dios su Esposo. Estamos hablando de lo que San Agustín y tantos   Santos Padres de la Iglesia, definieron como "los sentidos del alma". Sentidos que se abren cuando esta lleva como María de Nazaret, la Palabra hacia el corazón.(Lc 2,19).  Se abren entonces nuestros sentidos interiores y Dios nos revela progresivamente lo que todos los libros del mundo no nos pueden explicar:  ¡¡¡El Misterio de Dios!!! Nos lo revela Él mismo "partiéndonos su Palabra”, y así es como besa nuestra alma.

 

Seguimos el próximo lunes.

 

P. Antonio Pavía 

comunidadmariamadreapostoles.com

lunes, 17 de junio de 2024

Partiendo la Palabra Besos de Dios al Alma (I)

 



 "Besos de Dios al Alma" no es un recurso poético para atraer lectores. Nuestra intención es hacer presente un legado que nos han transmitido hombres y mujeres de Dios como, San Jerónimo, San Bernardo, Santa Teresa...y tantos otros. Hombres y mujeres que, por su intensísimo Amor a la Palabra de Dios, fueron llevados por el Espíritu Santo hacia las entrañas amorosas de Dios Vivo, que fluyen en las Escrituras, y que Él mismo pone al alcance de todos los que le buscan. Hablamos de personas que han buscado y encontrado en la Palabra, el Agua Viva que "riega el huerto de su alma" (Jr 31,12 b).

Iniciamos este ciclo de "Besos de Dios al alma” con el primer versículo del Cantar de los Cantares en el que oímos que la esposa -toda alma- refiriéndose a Dios su esposo, susurra”: ¡que me bese con los besos de su boca, mejores son que el vino tus amores! (Ct 1,2).

  El Padre de la Iglesia, Orígenes, nos comenta así este texto: El pueblo del Antiguo Testamento, está suspirando por el Mesías y desea que el beso de la Palabra divina, recibido ya por los profetas, le sea dado ya, por el Mesías que esperan, es decir: por Jesús, el Hijo de Dios.

 (Seguimos el miércoles)

 

P. Antonio Pavía 

comunidadmmariamadreapostoles.com

sábado, 15 de junio de 2024

Partiendo la Palabra Dom. XI T.O. (Mc 4,26-34) Eres precioso para Dios

 


Jesús nos habla hoy de la semilla de mostaza, pequeña, insignificante pero que da gran fruto. Con esta parábola, se está refiriendo a Él y a sus discípulos. Jesús fue despreciado, envilecido por su propio pueblo como estaba profetizado (Is 53, 3...). A tal extremo llegó este desdén y rechazo, que toda Jerusalén a voz en grito proclamó que Barrabás era más digno de vivir que Él. Sabiendo esto, y también, que sus discípulos vadeamos el valle del desprecio del mundo, nos preguntamos si vale la pena seguir a Jesús. La respuesta nos la da El mismo. Jesús no estaba pendiente del juicio ni de los ojos acusadores del mundo, sino de la mirada del Padre, que había anunciado..." No temas... Eres precioso a mis ojos, yo te amo " (Is 43,1-4).

  Nuestra Alegría y Fortaleza, que tantas murallas derriban, vienen del hecho de que esto que Dios Padre profetizó sobre su Hijo y lo cumplió, lo promete y cumple también con sus discípulos.

  Somos semillas insignificantes para los sabios de este mundo. Pero ¡Gloriosas y Eternas en las manos de Nuestro Padre!

  ¡¡También nosotros somos preciosos a sus ojos !!… Por eso somos "La Luz del mundo" (Mt 5,14).

 

P. Antonio Pavía 

comunidadmariamadreapostoles com

 

miércoles, 12 de junio de 2024

Partiendo la Palabra En ti me refugio Señor. (Sl 91) (IV)

 


Vimos al salmista renunciando a tomarse la justicia por su cuenta desechando así el "ojo por ojo, diente por diente" tan en boga. Este hombre fiel deja que sea Dios quien le defienda y, para nuestra sorpresa está es su respuesta: "Porque él se abraza a mí, yo mismo le protegeré, me invocará y yo le defenderé.".

  Invocar a Dios en la Escritura, es escogerle como abogado defensor ante una falsa acusación. Continúa Dios proclamando su alegato, defendiendo a este hombre fiel diciendo "Estaré a su lado en la tribulación, le libraré, le glorificaré...le haré ver mi salvación.".

  He aquí, la respuesta de Dios a quienes se fían de Él en la persecución. Formulo una pregunta: ¿Tenemos derecho a defendernos ante las humillaciones y desprecios que caen sobre nosotros a causa de nuestra fe? Podríamos decir que sí...pero conforme vamos creciendo como discípulos de Jesús, aumenta nuestra Sabiduría para dejar que sea Él, quien nos haga justicia.

 

P. Antonio Pavía 

comunidadmariamadreapostoles.com

lunes, 10 de junio de 2024

Partiendo la Palabra En ti me refugio, Señor (I) (Sl 91)

 


 Una aclaración acerca de la relación entre Jesús y sus discípulos, cuya referencia es Pedro. No pensemos que la fuerza de los discípulos de Jesús, es fruto de un fanatismo sectario; fijémonos en el Salmo 91, que preanuncia la Fuerza que tuvo Jesús, para vencer al mundo, y esta Fuerza que asistió a Jesús es la que moldea nuestro seguimiento a Él. El Apóstol Pablo proclama que Jesús nos hace partícipes de su victoria (2Co 2,14). 

El Salmo que estamos " partiendo" nos ofrece la clave de nuestra victoria frente al mal, agravios, desprecios del mundo...etc... Proclama que el Mesías no devolverá mal por mal, no por cobardía, sino porque su Padre le hará justicia. Leemos este breve texto: "Verás la paga de los malvados, porque hiciste del Señor tú defensa". 

He ahí nuestra fuerza ante el mal; consiste en que encomendamos nuestra causa a nuestro Defensor que es Dios. Entrañable el testimonio de Jeremías, tan despreciado por su propio pueblo:  "...Dios está conmigo; es mi   fuente defensora... a Él he encomendado mi causa" (Jr 20,11-12).

 

Seguimos el miércoles.

 

P. Antonio Pavía 

comunidamariamadreapostoles.com

 

sábado, 8 de junio de 2024

Partiendo la Palabra El Pecado contra el Espíritu Santo (Mc 3,20-25) Dom X T.O.

 



 Jesús aborda hoy el eterno problema que todos tenemos para convertirnos de corazón. El problema es. Mañana. Mañana, corto con tal persona que me induce al mal; mañana perdono o pido perdón a aquel a quien ofendí; mañana me tomo en serio el Evangelio de Jesús, para ser su Discípulo...etc. Cuando venga el Mesías nos convertiremos de verdad, no solo con la boca, decían siempre los israelitas cuando la Palabra les invitaba a convertirse. El Mesías- Jesús, vino y como ya no podían decir mañana, porque las curaciones que los profetas habían anunciado, como signo de autenticidad mesiánica eran palpables (Is 35,3-6) y pensaban que el Evangelio "les estropeaba su vida", echaron mano de la cloaca de su corazón y dijeron: ¡hace estos signos porque está endemoniado!

 Fue entonces cuando Jesús habló del pecado contra el Espíritu Santo. De todas formas y para ahuyentar miedos que surgen de los escrúpulos, es bueno saber que es tan enorme el Amor de Dios, que su Hijo en el momento de morir nos abrió la Puerta de la Misericordia infinita, al decir al Padre: Perdónales, no saben lo que hacen.  La Puerta de la Misericordia sigue y seguirá siempre abierta, traspasarla o no, solo depende de nosotros.

 

P Antonio Pavía 

comunidadmariamadreapostoles.com

miércoles, 5 de junio de 2024

Partiendo la Palabra En ti me refugio, Señor (II) (Sl 91

 


 Dejamos a Pedro atónito diciendo a Jesús: Tú sabes que te quiero... a lo que Él le respondió: 

¡Apacienta mis ovejas! Jesús no está pidiendo nada a Pedro, al contrario, le está dando el poder para alimentar a sus ovejas con el Evangelio: "Sus Palabras que dan la Vida Eterna” (Jn 17,1-3). Y, lo máximo de lo máximo: le está ofreciendo el don, el poder para dar su vida por Él, en sus ovejas: ¡¡El mismo poder que tuvo Él para darla por el mundo en el Calvario!! (Jn 10,17-18).

  Además, cumple con él, la promesa que le hizo en la Última Cena de que si bien, aún no podría ofrecerle su vida, si se la podría ofrecérsela, más adelante. (Jn 13 36-38).

   El Salmo que estamos desgranando es en anuncio profético tan bello como reconfortante, de que, en nuestro crecimiento como discípulos de Jesús, podremos enfrentar el desprecio y persecución vividos por El...porque tenemos nuestros ojos fijos en Él cómo Él los tuvo permanentemente en el Padre. Por eso... leemos en este Salmo: "Él te librará de la red del cazador...no temerás a las sombras de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que avanza en las tinieblas ..."

 (Seguimos el lunes) 

P. Antonio Pavía 

comunidadmariamadreapostoles.com