lunes, 23 de abril de 2018

¡No es un fan­tas­ma, es Cris­to que vive en tu co­ra­zón!






Des­de León, Gua­na­jua­to, en Mé­xi­co, don­de he ve­ni­do a di­ri­gir una tan­da de ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les a la co­mu­ni­dad de las Es­cla­vas de la San­tí­si­ma Eu­ca­ris­tía y de la Ma­dre de Dios, me gus­ta­ría in­vi­ta­ros a to­dos los hi­jos del Alto Ara­gón a que «en­cen­die­seis vues­tra son­ri­sa» para que se per­pe­tua­se en cada uno, du­ran­te todo el año, la re­su­rrec­ción de Cris­to.

Él si­gue vivo. No es un fan­tas­ma. Y cuen­ta con­ti­go para hu­ma­ni­zar-di­vi­ni­zar el en­torno en el que vi­ves. Así lo han tes­ti­fi­ca­do du­ran­te si­glos tan­tos hom­bres y mu­je­res de nues­tros pue­blos. Ellos nos de­ja­ron como he­ren­cia su fe. El ma­yor de los re­ga­los po­si­bles. La fe no te exi­me de las con­tra­rie­da­des o su­fri­mien­tos que la vida nos de­pa­ra. Sim­ple­men­te nos per­mi­te ver­los con la mi­ra­da de Dios y en­con­trar su ver­da­de­ro sen­ti­do. La fe nos ayu­da a des­cu­brir esa di­men­sión de tras­cen­den­cia que se ha­lla en el co­ra­zón de cada per­so­na. Haz la prue­ba. Ac­tí­va­la y vi­vi­rás en ple­ni­tud.

Así lo ex­pre­sa­ba tam­bién Luis Gil al con­cluir la pro­ce­sión del san­to en­tie­rro, en la pla­za del mer­ca­do de Bar­bas­tro, quien acom­pa­ña­do de su es­po­sa Sol Gon­zá­lez, nos re­ta­ba a los cris­tia­nos a no con­ver­tir­nos SOLO en es­pec­ta­do­res de un her­mo­so cua­dro his­tó­ri­co… sino en par­tí­ci­pes del plan de Dios para la sal­va­ción de to­dos los hom­bres. Lo que más le IM­PACTÓ, nos con­fe­sa­ba, era sa­ber que en todo el mun­do se es­ta­ba ce­le­bran­do este mis­mo MIS­TE­RIO de re­den­ción y que mi­llo­nes de per­so­nas es­tá­ba­mos par­ti­ci­pan­do del mis­mo sen­tir. En esta em­ble­má­ti­ca pla­za, con­cluía, nos he­mos reuni­do, al igual que hi­cie­ran nues­tros pa­dres, nues­tros abue­los, nues­tros an­te­pa­sa­dos para ce­le­brar el mis­mo acon­te­ci­mien­to de GRA­CIA. Los lai­cos, que so­mos ma­yo­ría en la Igle­sia, te­ne­mos que es­tar «en pri­me­ra lí­nea»… Cris­to, que mu­rió por ti y por mí, vive, es real, si­gue trans­for­man­do la vida de las per­so­nas, está es­pe­ran­do que to­me­mos una de­ci­sión para que jun­to a Él cam­bie­mos el mun­do.
No ten­gáis mie­do. No os re­sis­táis, como mu­chos, a cons­ta­tar la evi­den­cia, a creer lo que es­tán vien­do vues­tros ojos.  Para quien no cree, mil ar­gu­men­tos no lle­ga­rán nun­ca a cons­ti­tuir una cer­te­za. Para quie­nes te­ne­mos la suer­te de creer, de ha­ber sido agra­cia­dos con este don in­me­re­ci­do, todo nos ha­bla de Dios y de su amor mi­se­ri­cor­dio­so.
Je­sús re­su­ci­ta­do mos­tró a las mu­je­res y a sus dis­cí­pu­los los es­tig­mas, se­ñal inequí­vo­ca de que era el cru­ci­fi­ca­do. En un pri­mer mo­men­to tam­po­co los dis­cí­pu­los lo re­co­no­cie­ron. El en­cuen­tro per­so­nal con el Se­ñor fue el que les lle­vó a re­co­no­cer que era  el mis­mo Je­sús de Na­za­ret, su Maes­tro,  el que mu­rió en una cruz y que aho­ra vi­vía en sus co­ra­zo­nes.
Ante la per­ple­ji­dad de los dis­cí­pu­los por la apa­ri­ción de Cris­to re­su­ci­ta­do ve­mos que su fe se si­túa en­tre la duda y la en­tre­ga con­fia­da, y que está com­pues­ta de ries­go y de se­gu­ri­dad al mis­mo tiem­po.  Para no­so­tros hoy la fe en Cris­to y en Dios, por una par­te, es se­gu­ri­dad y,  por otra, es ries­go,  com­pen­sa­do con la cer­te­za ab­so­lu­ta de que un día lle­ga­rá lo que es­pe­ra­mos, nues­tra ple­na li­be­ra­ción.
Con la apa­ri­ción de hoy Cris­to Je­sús apor­ta una base para la fe de sus dis­cí­pu­los,  que es fru­to de nues­tra ex­pe­rien­cia pas­cual y de nues­tro en­cuen­tro en pro­fun­di­dad con Él, lo cual nos da una se­gu­ri­dad ab­so­lu­ta que con­di­cio­na­rá toda nues­tra vida.
Creer es tam­bién «ra­zo­na­ble»  aun­que no se lle­gue a la fe por de­duc­cio­nes ló­gi­cas, sino por la en­tre­ga, por la con­fian­za, por el en­cuen­tro per­so­nal y por la acep­ta­ción de Dios a tra­vés de su Pa­la­bra. La fe no es algo irra­cio­nal, ya que es­ta­ría en con­tra­dic­ción con la es­truc­tu­ra hu­ma­na de se­res ra­cio­na­les. La fe no es cier­ta­men­te fru­to del ra­cio­ci­nio ni una con­clu­sión evi­den­te de una de­mos­tra­ción; pero es una ac­ti­tud «ra­zo­na­ble», li­bre y, en de­fi­ni­ti­va, don per­so­nal de Dios. Aun­que no se basa en se­gu­ri­da­des pal­pa­bles, la fe no es ab­sur­da ni cie­ga ni fa­na­tis­mo vis­ce­ral. El que cree en Dios sabe de quién se fía y re­nun­cia a los pro­pios pro­yec­tos para asu­mir como su­yos los pla­nes de Dios, al igual que hi­cie­ra Cris­to.
Creer es vi­vir toda nues­tra vida con es­pí­ri­tu pas­cual, es de­cir,   como re­su­rrec­ción pe­ren­ne y na­ci­mien­to cons­tan­te a la vida nue­va de Dios; y es atre­ver­se, como los após­to­les y los pri­me­ros cre­yen­tes, a con­ver­tir­nos ra­di­cal­men­te cam­bian­do el rum­bo de nues­tra vida y dan­do ra­zón de nues­tra es­pe­ran­za a pe­sar de la duda y del egoís­mo, de la in­jus­ti­cia y el desamor, de la vul­ga­ri­dad y de la muer­te. Por­que la con­ver­sión, como el creer, es ta­rea de todo tiem­po, in­clui­do el tiem­po pas­cual.
Con mi afec­to y ben­di­ción,
+ Ángel Pé­rez Pue­yo
Obis­po de Bar­bas­tro-Mon­zón

domingo, 22 de abril de 2018

Re­cu­pe­rar la vida




Hay una fra­se en el evan­ge­lio de este do­min­go, que es­con­de el se­cre­to de la vida hu­ma­na, y, por su­pues­to, de la di­vi­na, dado que el hom­bre ha sido crea­do a ima­gen de Dios. Dice Je­sús: «Por esto me ama mi Pa­dre, por­que yo en­tre­go mi vida para po­der re­cu­pe­rar­la» (Jn 10,17). Je­sús se re­fie­re a su muer­te y a su re­su­rrec­ción, mo­men­to en que re­cu­pe­ra la vida. El Pa­dre le ama por su en­tre­ga ge­ne­ro­sa a la muer­te que le con­vier­te en el Buen Pas­tor de su pue­blo.

De las pa­la­bras de Je­sús se pue­de de­du­cir que sólo quien en­tre­ga la vida la re­cu­pe­ra. Y no de cual­quier ma­ne­ra. Cuan­do Je­sús re­cu­pe­ra la vida per­di­da por la muer­te, la re­cu­pe­ra de modo in­sos­pe­cha­ble: ven­cien­do la muer­te de toda la hu­ma­ni­dad. No sólo re­cu­pe­ra la vida para sí mis­mo sino para toda la hu­ma­ni­dad. La fe­cun­di­dad de su amor al­can­za a to­dos los hom­bres que pa­sen por este mun­do.

El signo del amor es dar la vida por los de­más. El amor no ne­ce­si­ta ex­pli­ca­ción. Hace poco tiem­po, to­dos que­dá­ba­mos ren­di­dos ante el ges­to del po­li­cía fran­cés, Ar­naud Bel­tra­me, que mu­rió al in­ter­cam­biar­se con un rehén en un ata­que te­rro­ris­ta. Sal­vó la vida de una mu­jer y «re­cu­pe­ró» la suya, si nos ate­ne­mos a las pa­la­bras de Je­sús, por­que quien ama sal­va su vida.
El hom­bre, sin em­bar­go, pa­de­ce en ge­ne­ral la ten­den­cia con­tra­ria. Vive de modo asa­la­ria­do, es de­cir, huye cuan­do ve que el lobo vie­ne a arre­ba­tar­le las ove­jas. Pien­sa pri­me­ro en sal­var­se a sí mis­mo. A me­di­da que cum­pli­mos años, hay un ins­tin­to na­tu­ral de re­cu­pe­rar lo que lla­ma­mos el tiem­po per­di­do. Tan­tas co­sas he­mos de­ja­do de ha­cer por ha­ber­nos de­di­ca­do a nues­tra vo­ca­ción, pro­fe­sión, fa­mi­lia, etc. Es fre­cuen­te que­rer re­cu­pe­rar la vida, pero en un sen­ti­do di­fe­ren­te: Nos pa­re­ce que me­re­ce­mos un des­can­so, una sa­tis­fac­ción por lo que he­mos he­cho, y que­re­mos re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do, como si todo lo rea­li­za­do por los de­más (y por Dios) es­tu­vie­ra per­di­do. Mi­ra­mos ha­cia de­lan­te, sa­bien­do que cada vez nos que­da me­nos tiem­po de vida, pero lo ha­ce­mos lan­zan­do la mi­ra­da ha­cia atrás con la nos­tal­gia de lo per­di­do. En­ton­ces, la vida se cen­tra en uno mis­mo, en un in­ten­to ob­se­si­vo por vi­vir lo que no que se ha po­di­do ha­cer. El co­ra­zón, de­cía san Agus­tín, se cur­va so­bre sí mis­mo. El hom­bre se si­túa en el cen­tro de sus in­tere­ses.

Las gran­des cri­sis de la vida tie­nen que ver con esta pers­pec­ti­va equi­vo­ca­da de lo que sig­ni­fi­ca vi­vir y re­cu­pe­rar la vida. Cuan­do se vive de ver­dad, nun­ca se pier­de nada. Siem­pre se gana por­que la vida tras­cu­rre en la di­ná­mi­ca del amor, de la en­tre­ga de sí, del ol­vi­do de uno mis­mo. Es la con­di­ción que pone Je­sús para se­guir­le: ol­vi­dar­se de sí mis­mo. Por el con­tra­rio, cuan­do se vive para uno mis­mo, per­de­mos la vida por­que nues­tras po­si­bi­li­da­des de amar que­dan ce­ga­das, re­sul­tan es­té­ri­les. Hu­ma­na­men­te ha­blan­do, la vida de Je­sús pa­re­ce un fra­ca­so: mu­rió en una tre­men­da so­le­dad, aban­do­na­do de los su­yos y con­si­de­ra­do como un mal­di­to col­ga­do del ma­de­ro. Se per­dió a sí mis­mo para ga­nar­se. Y el Pa­dre mos­tró su amor ha­cia él re­su­ci­tán­do­lo de en­tre los muer­tos.
Re­cu­pe­rar la vida en sen­ti­do cris­tiano quie­re de­cir que siem­pre la vi­vi­mos des­de la pers­pec­ti­va del amor si­tuan­do a Dios y a los hom­bres en el cen­tro de nues­tros in­tere­ses. Nada de lo que vi­vi­mos por amor es tiem­po per­di­do que ne­ce­si­ta­mos re­cu­pe­rar en un de­ter­mi­na­do mo­men­to de la vida para ser fe­li­ces y cum­plir sue­ños no rea­li­za­dos. Hay que huir siem­pre de mi­rar ha­cia atrás con afán de re­cu­pe­rar lo per­di­do, a no ser que eso que lla­ma­mos per­di­do sean las oca­sio­nes que he­mos de­ja­do pa­sar, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, para ma­ni­fes­tar nues­tro amor a quie­nes en el ca­mino han su­pli­ca­do nues­tra ayu­da. Eso siem­pre po­de­mos re­cu­pe­rar­lo me­dian­te la ex­pia­ción.

+ Cé­sar Fran­co
Obis­po de Se­go­via


sábado, 21 de abril de 2018

IV Domingo de Pascua






Veremos a Dios: somos partícipes de la naturaleza divina

        El tiempo de Pascua invita a profundizar en lo que significa e implica la resurrección de Jesús, fundamento de la vida cristiana. Las lecturas de hoy recuerdan que la resurrección constituye a Jesús en único salvador (primera lectura), que su salvación consiste en transformar nuestra humanidad (segunda lectura) y que todo esto lo hace como Buen Pastor, que da su vida para compartirla con nosotros (Evangelio).

        La resurrección de la humanidad de Jesús implica la glorificación de la naturaleza humana que él comparte con nosotros. Jesús nos ha conseguido que todos nosotros, unidos a él, podamos ser hijos de Dios y compartir la naturaleza divina: nos ha divinizado.

La Biblia presenta al hombre como carne, que significa limitación, debilidad y, como tal, lejanía de Dios, fuente del bien, de la verdad, de la perfección, de la felicidad y de la alegría.  Pero no sólo esto, es carne pecadora,  culpablemente débil y alejada de Dios. A pesar de esta debilidad y lejanía, el hombre tiene hambre de felicidad infinita y ésta lo mueve a buscarla por todas partes. Es como el hijo menor de la parábola del hijo pródigo, que buscando felicidad va a un país lejano, probando todo tipo de felicidad y comprobando al final que no la encuentra y que ha quedado a la altura de los cerdos. Vive en una situación en que desea hacer el bien y es el mal lo que hace (Rom 7,15-23).

         ¿Cómo superar esta limitación e imposibilidad de llegar a Dios, fuente de la felicidad? Si Dios es amor, el camino para llegar a él es el amor: Pero por su debilidad moral el hombre es incapaz de recorrer este camino. Aquí interviene el Hijo de Dios, que se hace hombre para poder actuar en nombre de los hombres y conseguirnos este acceso. Su vida fue una vida consagrada al amor, murió por amor y llegó a Dios, llevando consigo la humanidad que representaba. Cristo ha muerto y resucitado a favor de todos los hombres. Unidos a él, tenemos acceso a Dios y con ello a la felicidad. Por eso Jesús es el único salvador (primera lectura), la piedra angular, que desecharon los arquitectos (salmo responsorial). Celebrar la resurrección es celebrar que en Cristo podemos superar nuestra limitación y llegar a Dios.

        Por la fe y el bautismo nos hemos unidos a Jesús, y se nos ha regalado el ser hijos de Dios, participes de la naturaleza divina. Esto es un don que tenemos que valorar y agradecer. La segunda lectura nos recuerda que este don lo vivimos ahora en la oscuridad de la fe, pero que es real, como se verá en el momento de nuestra llegada a la casa del Padre en que veremos a Dios tal cual es, lo que implica que ya tenemos esos ojos nuevos, capaces de ver a Dios y que ya participamos de su naturaleza divina.
Pero es también una tarea que tenemos que desarrollar, trabajando para que la nueva naturaleza de hijo de Dios sea la que se manifieste en todos los actos de nuestra vida, de forma que la nueva naturaleza vaya transformando nuestra carne débil. Y como Dios es amor y su naturaleza es amor absoluto, trabajar en la tarea de transformarnos consiste en crecer en el amor concreto en cada circunstancia de nuestra vida. Dos personas solo pueden mirarse a los ojos cuando no hay nada negativo entre ellos, cuando todo es amor. Así este mirarse mutuo es expresión de amor mutuo. Crecer como hijos de Dios es limpiar los ojos para poder mirar a todos con amor. Esto nos capacitará para que, al final, podamos mirar también a Dios cara a cara.

        En cada celebración de la Eucaristía se hace presente el Buen Pastor, que continúa dando su vida, cuidándonos y alimentándonos en la tarea de crecer en el amor, en la tarea de limpiar nuestros ojos. En ella debemos agradecer el ser partícipes de su naturaleza de Hijo de Dios.

Dr. Antonio Rodríguez Carmona


viernes, 20 de abril de 2018

Mensaje del Santo Padre Francisco




MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA 55 JORNADA MUNDIAL
DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

Escuchar, discernir, vivir la llamada del Señor

 Queridos hermanos y hermanas:

El próximo mes de octubre se celebrará la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que estará dedicada a los jóvenes, en particular a la relación entre los jóvenes, la fe y la vocación. En dicha ocasión tendremos la oportunidad de profundizar sobre cómo la llamada a la alegría que Dios nos dirige es el centro de nuestra vida y cómo esto es el «proyecto de Dios para los hombres y mujeres de todo tiempo» (Sínodo de los Obispos, XV Asamblea General Ordinaria, Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, introducción).

Esta es la buena noticia, que la 55ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones nos anuncia nuevamente con fuerza: no vivimos inmersos en la casualidad, ni somos arrastrados por una serie de acontecimientos desordenados, sino que nuestra vida y nuestra presencia en el mundo son fruto de una vocación divina.

También en estos tiempos inquietos en que vivimos, el misterio de la Encarnación nos recuerda que Dios siempre nos sale al encuentro y es el Dios-con-nosotros, que pasa por los caminos a veces polvorientos de nuestra vida y, conociendo nuestra ardiente nostalgia de amor y felicidad, nos llama a la alegría. En la diversidad y la especificidad de cada vocación, personal y eclesial, se necesita escuchardiscernir vivir esta palabra que nos llama desde lo alto y que, a la vez que nos permite hacer fructificar nuestros talentos, nos hace también instrumentos de salvación en el mundo y nos orienta a la plena felicidad.

Estos tres aspectos —escuchadiscernimiento y vida— encuadran también el comienzo de la misión de Jesús, quien, después de los días de oración y de lucha en el desierto, va a su sinagoga de Nazaret, y allí se pone a la escucha de la Palabra, discierne el contenido de la misión que el Padre le ha confiado y anuncia que ha venido a realizarla «hoy» (cf. Lc 4,16-21).

Escuchar

La llamada del Señor —cabe decir— no es tan evidente como todo aquello que podemos oír, ver o tocar en nuestra experiencia cotidiana. Dios viene de modo silencioso y discreto, sin imponerse a nuestra libertad. Así puede ocurrir que su voz quede silenciada por las numerosas preocupaciones y tensiones que llenan nuestra mente y nuestro corazón.

Es necesario entonces prepararse para escuchar con profundidad su Palabra y la vida, prestar atención a los detalles de nuestra vida diaria, aprender a leer los acontecimientos con los ojos de la fe, y mantenerse abiertos a las sorpresas del Espíritu.

Si permanecemos encerrados en nosotros mismos, en nuestras costumbres y en la apatía de quien desperdicia su vida en el círculo restringido del propio yo, no podremos descubrir la llamada especial y personal que Dios ha pensado para nosotros, perderemos la oportunidad de soñar a lo grande y de convertirnos en protagonistas de la historia única y original que Dios quiere escribir con nosotros.

También Jesús fue llamado y enviado; para ello tuvo que, en silencio, escuchar y leer la Palabra en la sinagoga y así, con la luz y la fuerza del Espíritu Santo, pudo descubrir plenamente su significado, referido a su propia persona y a la historia del pueblo de Israel.

Esta actitud es hoy cada vez más difícil, inmersos como estamos en una sociedad ruidosa, en el delirio de la abundancia de estímulos y de información que llenan nuestras jornadas. Al ruido exterior, que a veces domina nuestras ciudades y nuestros barrios, corresponde a menudo una dispersión y confusión interior, que no nos permite detenernos, saborear el gusto de la contemplación, reflexionar con serenidad sobre los acontecimientos de nuestra vida y llevar a cabo un fecundo discernimiento, confiados en el diligente designio de Dios para nosotros.

Como sabemos, el Reino de Dios llega sin hacer ruido y sin llamar la atención (cf. Lc 17,21), y sólo podemos percibir sus signos cuando, al igual que el profeta Elías, sabemos entrar en las profundidades de nuestro espíritu, dejando que se abra al imperceptible soplo de la brisa divina (cf. 1 R 19,11-13).

Discernir

Jesús, leyendo en la sinagoga de Nazaret el pasaje del profeta Isaías, discierne el contenido de la misión para la que fue enviado y lo anuncia a los que esperaban al Mesías: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor» (Lc 4,18-19).

Del mismo modo, cada uno de nosotros puede descubrir su propia vocación sólo mediante el discernimiento espiritual, un «proceso por el cual la persona llega a realizar, en el diálogo con el Señor y escuchando la voz del Espíritu, las elecciones fundamentales, empezando por la del estado de vida» (Sínodo de los Obispos, XV Asamblea General Ordinaria, Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, II, 2).

Descubrimos, en particular, que la vocación cristiana siempre tiene una dimensión profética. Como nos enseña la Escritura, los profetas son enviados al pueblo en situaciones de gran precariedad material y de crisis espiritual y moral, para dirigir palabras de conversión, de esperanza y de consuelo en nombre de Dios. Como un viento que levanta el polvo, el profeta sacude la falsa tranquilidad de la conciencia que ha olvidado la Palabra del Señor, discierne los acontecimientos a la luz de la promesa de Dios y ayuda al pueblo a distinguir las señales de la aurora en las tinieblas de la historia.

También hoy tenemos mucha necesidad del discernimiento y de la profecía; de superar las tentaciones de la ideología y del fatalismo y descubrir, en la relación con el Señor, los lugares, los instrumentos y las situaciones a través de las cuales él nos llama. Todo cristiano debería desarrollar la capacidad de «leer desde dentro» la vida e intuir hacia dónde y qué es lo que el Señor le pide para ser continuador de su misión.

Vivir

Por último, Jesús anuncia la novedad del momento presente, que entusiasmará a muchos y endurecerá a otros: el tiempo se ha cumplido y el Mesías anunciado por Isaías es él, ungido para liberar a los prisioneros, devolver la vista a los ciegos y proclamar el amor misericordioso de Dios a toda criatura. Precisamente «hoy —afirma Jesús— se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír» (Lc 4,20).

La alegría del Evangelio, que nos abre al encuentro con Dios y con los hermanos, no puede esperar nuestras lentitudes y desidias; no llega a nosotros si permanecemos asomados a la ventana, con la excusa de esperar siempre un tiempo más adecuado; tampoco se realiza en nosotros si no asumimos hoy mismo el riesgo de hacer una elección. ¡La vocación es hoy! ¡La misión cristiana es para el presente! Y cada uno de nosotros está llamado —a la vida laical, en el matrimonio; a la sacerdotal, en el ministerio ordenado, o a la de especial consagración— a convertirse en testigo del Señor, aquí y ahora.

Este «hoy» proclamado por Jesús nos da la seguridad de que Dios, en efecto, sigue «bajando» para salvar a esta humanidad nuestra y hacernos partícipes de su misión. El Señor nos sigue llamando a vivir con él y a seguirlo en una relación de especial cercanía, directamente a su servicio. Y si nos hace entender que nos llama a consagrarnos totalmente a su Reino, no debemos tener miedo. Es hermoso —y es una gracia inmensa— estar consagrados a Dios y al servicio de los hermanos, totalmente y para siempre.

El Señor sigue llamando hoy para que le sigan. No podemos esperar a ser perfectos para responder con nuestro generoso «aquí estoy», ni asustarnos de nuestros límites y de nuestros pecados, sino escuchar su voz con corazón abierto, discernir nuestra misión personal en la Iglesia y en el mundo, y vivirla en el hoy que Dios nos da.

María Santísima, la joven muchacha de periferia que escuchó, acogió y vivió la Palabra de Dios hecha carne, nos proteja y nos acompañe siempre en nuestro camino.

Vaticano, 3 de diciembre de 2017.
Primer Domingo de Adviento.

Francisco


jueves, 19 de abril de 2018

Pri­me­ras Co­mu­nio­nes




El tiem­po pas­cual es tam­bién el mo­men­to de las pri­me­ras co­mu­nio­nes en la ma­yo­ría de pa­rro­quias. Quie­nes he­mos ce­le­bra­do y quie­nes ce­le­bran las eu­ca­ris­tías y los res­pon­sa­bles de la ca­te­que­sis vi­vi­mos es­tas ce­le­bra­cio­nes con gozo pero, a la vez, con preo­cu­pa­ción y desa­zón.

Son ce­le­bra­cio­nes de gozo por­que un gran nú­me­ro de ni­ños, que se han es­ta­do pre­pa­ran­do du­ran­te la ca­te­que­sis, em­pie­zan a co­mul­gar y pue­den par­ti­ci­par ple­na­men­te en la Eu­ca­ris­tía. Ellos, en ge­ne­ral, es­tán aten­tos y son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de este acto. Si se han pre­pa­ra­do bien y han or­ga­ni­za­do mí­ni­ma­men­te la ce­le­bra­ción, la vi­ven de ver­dad, tal como les co­rres­pon­de a su edad.

Cier­ta­men­te, la pri­me­ra co­mu­nión ha de ser una fies­ta, pero una fies­ta cris­tia­na. Cuan­do se ha­bla de la pri­me­ra co­mu­nión hay que des­ta­car so­bre todo la ce­le­bra­ción de la Misa, el he­cho de co­mul­gar con Je­su­cris­to, y no cen­trar­se tan­to en la co­mi­da, los re­ga­los, los ves­ti­dos… De­cid a vues­tro hijo o hija, con vues­tras pro­pias pa­la­bras, que ha­cer la pri­me­ra co­mu­nión es un paso muy im­por­tan­te para su vida. Para la Igle­sia, ya se les con­si­de­ra con ca­pa­ci­dad para em­pe­zar a co­mul­gar. Ya co­no­cen a Je­sús, se sien­ten que­ri­dos por él, sa­ben cómo amar­lo, y aho­ra lo po­drán re­ci­bir en el pan con­sa­gra­do. Ha­ced­les des­cu­brir, tam­bién, que co­mul­gar con Je­su­cris­to es un gran re­ga­lo, el me­jor re­ga­lo.
Es muy im­por­tan­te que los do­min­gos pre­vios a la pri­me­ra co­mu­nión –si es que no lo ha­céis ha­bi­tual­men­te– par­ti­ci­péis en la Misa de la pa­rro­quia. Esto os ayu­da­rá a co­no­cer a las per­so­nas, el am­bien­te, los can­tos, las ple­ga­rias, las par­tes de la Misa.
Pro­cu­rad re­zar con vues­tro hijo o hija una ora­ción bre­ve los días an­tes de co­mul­gar. Por ejem­plo: «Se­ñor Je­sús, ami­go, de aquí unos días te po­dré re­ci­bir por pri­me­ra vez. Te quie­ro. Amén». So­bre todo, re­zad­la jun­tos.
Re­cor­dad que vues­tro com­por­ta­mien­to du­ran­te la ce­le­bra­ción es fun­da­men­tal. Si vues­tros hi­jos os ven aten­tos, par­ti­ci­pa­ti­vos, ellos tam­bién lo es­ta­rán.
La preo­cu­pa­ción y la desa­zón se pro­du­cen la ma­yo­ría de las ve­ces por la par­ti­ci­pa­ción de fa­mi­lia­res y otros in­vi­ta­dos. Qui­zás al­gu­nos no acos­tum­bran a asis­tir a la ce­le­bra­ción do­mi­ni­cal de la Misa y, por lo tan­to, no la en­tien­den ni la vi­ven con una ac­ti­tud par­ti­ci­pa­ti­va. De aquí el rui­do, las con­ver­sa­cio­nes y otras ac­ti­tu­des que di­fi­cul­tan el desa­rro­llo de la ce­le­bra­ción en paz, se­re­ni­dad y res­pe­to. Por eso mu­chos sa­cer­do­tes su­fren du­ran­te es­tos ac­tos, por­que no pue­den ce­le­brar en las con­di­cio­nes ade­cua­das.
Si in­vi­táis a fa­mi­lia­res, ma­ni­fes­tad­les que se tra­ta de una fies­ta cris­tia­na. Re­cor­dad­les que, en la igle­sia, du­ran­te ese acto, hay que man­te­ner ac­ti­tu­des de res­pe­to y de co­la­bo­ra­ción con los ce­le­bran­tes. No ayu­da nada que el pa­dre u otros ca­te­quis­tas ten­gan que pe­dir y ro­gar si­len­cio para man­te­ner el am­bien­te ade­cua­do, de ma­ne­ra que todo el mun­do viva esos mo­men­tos de­bi­da­men­te.
Quie­nes ha­cen la pri­me­ra co­mu­nión ya sa­ben que des­pués de la pri­me­ra vie­ne la se­gun­da, la ter­ce­ra… y la de cada do­min­go. Tam­bién han apren­di­do que hay que con­fiar más en Je­sús, y que esto se tie­ne que no­tar en su com­por­ta­mien­to en casa, en la es­cue­la, con los ami­gos…
Los ni­ños se pre­pa­ran me­dian­te el sa­cra­men­to del per­dón, que, para vo­so­tros, los pa­dres, tam­bién cons­ti­tu­ye una bue­na oca­sión de par­ti­ci­par en la ce­le­bra­ción de la pe­ni­ten­cia, para con­fe­sa­ros. Qui­zás al­gu­nos te­néis di­fi­cul­ta­des: hace tiem­po que no ha­béis ido, no sa­béis qué de­cir, como ma­ni­fes­tar los pe­ca­dos, os pro­vo­ca un cier­to re­pa­ro y ver­güen­za… Que es­tas tra­bas no os blo­queen; daos cuen­ta que este pue­de ser el me­jor mo­men­to para ex­pe­ri­men­tar el per­dón y la paz de Dios.
+ Fran­cesc Par­do i Ar­ti­gas
Obis­po de Gi­ro­na


miércoles, 18 de abril de 2018

¡Qué tres palabras!!!


                                                                                     
Católico, Apostólico y Romano: Gracia, Grandeza y... No sé cómo explicarlo porque no es fácil encontrar un católico.

No por bautizado, por hacer la Comunión, por…  se es católico. ¡NO!, esas tres palabras necesitan un compromiso diario con el Evangelio.

Alguien me decía: Mi Evangelio es no hacer mal a nadie… Ahí termina su catolicismo. Otro me contaba: Yo soy católico pero no comulgo con muchas cosas de la iglesia; los Evangelios fueron escritos por hombres… Tengo mis propias ideas. Con una sola gota de la sangre de Jesús ya estamos todos perdonados… Ahí termina su catolicismo.

Así uno y otro sin reparar en el significado de esas tres Palabras. ¿Leer o escuchar el Evangelio? Ya les contaron cuando eran niños, no hace falta nada más… No hay que matar, ni hacer daño al prójimo a no ser que lo hagan a tus hijos o a ti… Ahí termina su catolicismo.

Ser Católico es creer en el Evangelio sin poner en duda la Palabra de Cristo, aunque no estemos en el año 0 en Tierra Santa.

Ser Apostólico es creer en la Palabra de Dios puesta en boca de su Hijo Jesús, escrita y trasmitida por sus Apóstoles. Hoy, por sus Consagrados y discípulos.

Ser Romano es creer en la Cabeza de la Iglesia de Cristo: “Pedro, sobre ti edificaré mi Iglesia” y mártir en Roma, Roma es Sede Papal.

Si estas tres palabras no se entendieran así, nuestra catolicidad no tiene base alguna por muy bautizados que estemos; sólo depende de ti y de mí ser reconocidos ante Dios en el día del juicio y, más aún habiendo sido Bautizados en su Nombre.

Su Palabra ni se juzga, ni se cuestiona ni se discute, simplemente se obedece.
Pidamos Fe, Sabiduría y Confesión (Misericordia infinita) para ser un VERDADERO CATÓLICO, APOSTÓLICO Y ROMANO. Hay muchos hijos perdidos bautizados.  

Emma Díez Lobo

martes, 17 de abril de 2018

La palabra de Dios en la vida del enfermo (II)







ADÁN Y LA ENFERMEDAD COMO ACONTECIMIENTO DE TENTACIÓN. (Gn. 3, 1-24)

La enfermedad, como expresión de la fragilidad del hombre, constituye terreno propicio para los embates del maligno que aprovecha para irrumpir en la vida del enfermo susurrando razonadamente su interpretación torcida de los acontecimientos.

Como se describe en el relato del Génesis (Gn. 3, 1-24), el diablo introduce dentro del corazón del hombre una sospecha: “si no puedo comer del árbol que está en medio del jardín, en el fondo es como si no pudiera comer de ninguno de los árboles”. Trasladada la propuesta a la vida del enfermo, resultaría de la siguiente forma: “Si no puedo andar porque debo pasar el resto de mi vida en una silla de ruedas o postrado en una cama, en realidad es como si  no pudiera hacer nada”.

Aprovecha el tentador el sufrimiento del hombre para insinuar la afirmación más falsa de cuantas nunca se hayan formulado: “No es verdad que morirás, es que Dios sabe muy bien que el día que comas de ese árbol serás como Dios.” Es decir, sigue insistiendo el malvado, la enfermedad es una maldición porque te impide ser feliz, te limita, te imposibilita ser Dios. Y concluye su cortejo diabólico afirmando: si Dios permite que te acontezca tal enfermedad es que no te ama. Si realmente Dios te quisiera no te sucedería semejante fatalidad. Esta es la gran tentación que nos propone el demonio, la mentira primordial: Dios no es amor.

Aquel que acepta este engaño experimenta la separación de Dios, conoce, como Adán, el miedo, saborea la agonía de su ser, la sequedad, el sin sentido del sufrimiento, de la vida misma y de la enfermedad.

Procede evocar en este punto las tentaciones a las que fue probado Jesús en el desierto o las que sufrió colgado del madero cuando los sacerdotes se burlaban de él instándole a que si era el hijo de Dios, bajase de la cruz.




San Agustín se hacía la pregunta de por qué Cristo no mostró que era el Hijo de Dios a quienes se burlaban de él. Y él mismo contestaba repreguntando de esta forma: “¿Qué exige, en efecto, más poder: bajar de la cruz o resucitar? Prefirió sufrir a los que se mofaban de él. Afrontó la cruz, no como señal de poder, sino como ejemplo de paciencia. Curó tus llagas en el mismo lugar en que sufrió por tanto tiempo las suyas. Te libró de la muerte eterna allí mismo donde él se dignó morir temporalmente. ¿Murió él o fue más bien la muerte quien recibió de él el golpe mortal? ¿Qué muerte es esta que da muerte a la muerte misma?” Sobre la íntima relación de la enfermedad con la cruz, sin embargo, nos detendremos más adelante.

Raúl Gavín | Iglesia en Aragón /