viernes, 25 de julio de 2014

Reflexión (Job 42,5




“ Solo te conocía de oídas, pero ahora te han visto mis ojos”

Al igual que Job afirma sus palabras al Señor, yo, igualmente, siento que aun cuando creía que sabía mucho de Dios, del Evangelio, de la vida de sus Apóstoles….de la religión cristiana… cuando hablaba con mis amigos o con la gente, yo personalmente me sentía crecido, un sábelo todo .. sí, porque de joven creemos ya saberlo todo de todo.

En muchos casos la ignorancia es atrevida y hacemos ser valedores de todo, queremos sentar catedra de todo ante todos.

Yo que siempre desde muy joven he buscado el porqué de las cosas, el porqué de la creación, y el porqué de Dios… crecía en la fe, pero sentía en mí una fe descafeinada nítida y ventolera.

A mi día tras día me empezó a sentir curiosidad por ver quién era Dios… ese que decían todo lo puede, me decían ser paciente, no correr, Él cuando menos lo esperas se manifiesta, sí  en cualquier momento o lugar de mi vida.
Yo atropellado, correteando por encontrarlo, nunca lo veía en mi corazón, dentro de mí, lo conocía de oídas, por lo que se había escrito de la vida de Jesús. Pero yo exigente conmigo mismo, buscaba y buscaba sin parar.

Un día se me reveló de forma inesperada ese ser al que solo conocía de oídas, se me cayeron las palabras que no tenía como un poema  bucólico y pastoril de lo que era Nuestro Señor.

Lo empiezo a ver con mis ojos. ¡Oh! Qué maravilla.

Me explico: veo que su PALABRA ES LUZ  en mí, es Palabra que entiendo, pongo mi oído atento y mi corazón abierto a Él, a sus mensajes, a sus órdenes y mandatos, siendo Siervo del Señor y fiel cada día más a sus preceptos.

Espero que el Señor siga quitando las cadenas que hay en mí, que siga machacando  los candados que me atan y presionan en el difícil caminar de mi vida.

Quiero que me personalice, quiero estar cara a cara con Él, no me importa lo que tenga que soltar de mis amarres. Quiero ser su amigo, bueno ya somos amigos, Él se ha fijado en mí para que sea un mensajero, un apóstol de su Palabra, la de siempre la que no cambia, la que es Camino, Verdad y Vida.
Gracias Señor yo quiero participar siempre en el maratón de toda la gente que Tú amas y que por fin quieres que a pesar de todos mis avatares de la vida sé que tu Palabra es poder y lo puede todo en todo.

¡Gracias Señor¡


Pedro Pablo Crespo

No hay comentarios:

Publicar un comentario